Acusan a 27 de fraude hipotecario

Cuatro acusaciones independientes fueron dadas a conocer el martes por la Oficina del Fiscal Federal en Miami, en las que se acusan a 27 personas de varias operaciones de fraude hipotecario contra bancos y propietarios de viviendas en el sur de la Florida.

El rango de los cargos va de fraude postal y fraude de seguros a incendio intencional, y pone de relieve los problemas que enfrenta el sur de Florida como principal mercado del país para el fraude de préstamos hipotecarios, dijo el fiscal federal Wilfredo Ferrer.

“Seguimos a la cabeza del país en el fraude hipotecario, y eso es algo que estamos trabajando para detener’’, dijo. “Los perpetradores de este fraude se han infiltrado en todos los niveles de la industria hipotecaria”.

Los fraudes dados a conocer el martes resultaron en más de $30 millones en préstamos incobrables, indicó Ferrer.

Dos de los casos tienen que ver con esquemas típicos de fraude hipotecario, donde los supuestos compradores usaron solicitudes de préstamos falsificadas para comprar casas a precios inflados, mientras que los orquestadores del fraude se embolsaron gran parte de los créditos bancarios.

De acuerdo con la primera acusación dada a conocer, el empresario Luis A. Oramas, la procesadora de préstamos Mariela Hernández, la agente de cierres Elayne Gutiérrez, todos de Miami-Dade, y la agente de bienes raíces Keskea Hernández-Frei, del condado de Broward, reclutaron a 13 testaferros para orquestar un fraude de $20 millones en préstamos hipotecarios.

Desde enero del 2006 a marzo del 2008, el grupo compró 22 propiedades en Miami-Dade usando documentos falsos de préstamos, y obteniendo préstamos múltiples sobre algunas propiedades. Los testaferros recibieron supuestamente sobornos de $30,000 a $100,000 por el uso de su información de crédito.

La segunda acusación dada a conocer describe un esquema similar, presuntamente llevado a cabo en el condado de Palm Beach por los profesionales hipotecarios Ghaith Al Nahar, de Lake Worth, Austin Michelle-Wilks, de Boca Ratón, y Romy DeFay, de West Palm Beach. Este caso involucra más de $9.2 millones en préstamos bancarios por viviendas adquiridas por testaferros, indicó la acusación.

“Los delincuentes siempre están buscando nuevas maneras de explotar vulnerabilidades y elaborando nuevos métodos de fraude”, dijo John V. Gillies, agente especial de la oficina del FBI en Miami.

Una tercera acusación describe varios delitos con una sola propiedad, incluyendo fraude postal, incendio premeditado y fraude de seguro. De acuerdo con la acusación, Gerardo Wilhelm, un agente de bienes raíces de Miami, compró un townhouse en el Doral en el 2006 usando una información de empleo falsa. Cuando no pudo hacer los pagos y el banco inició un embargo hipotecario en el 2007, presuntamente conspiró con otras dos personas para quemar la casa y cobrar $180,000 en cobertura de seguro.

En el 2009, Wilhelm se involucró en una venta fraudulenta de la propiedad a un amigo por $77.000, a pesar del hecho de que debía $300,000 en la hipoteca, según la acusación.

Un año después de la venta, el comprador transfirió la propiedad a una compañía controlada por Wilhelm. Esa empresa, cuya vicepresidenta es la madre de Wilhelm, vendió el townhome en marzo por $240,000. Los prestamistas perdieron hasta $500,000 debido a los diversos fraudes, según la acusación.

En un cuarto caso, David Donet Sr., un abogado de Miami, fue acusado de apropiación indebida de más de $1 millón en fondos de los clientes durante el proceso de cierre de transacciones de bienes raíces. En lugar de utilizar el producto del refinanciamiento de un cliente para pagar la hipoteca existente, Donet supuestamente se guardó el dinero para su uso personal, dejando a los propietarios en peligro de ejecución hipotecaria.

De los 27 acusados, 25 están detenidos. Si son declarados culpables, los acusados ​​podrían enfrentar 20 años de prisión. Los nombres de los supuestos testaferros acusados son ​​: Ana Taveras, Joaquín Gómez, Manuel Valdés, Yudith Padilla, Iván Padilla, Martha Fernández, Maribel Diarth, Carlos Sánchez, Ivett Lorenzo, Guillermo Rivero, Napoleón Cadalzo, Hisamara Esponda, Rafael Bonne, Lucien Laguerre, Jeffery Gilbert y Philip Jay Newman.

“Si alguien está dispuesto a pagarle a usted dinero por el uso de su nombre o su información de crédito, eso debe ser una señal clara de que podría probablemente se trata de un fraude”, comentó Ferrer.

En el caso del incendio intencional, Juan J. Flores y Alejandro Figueredo están acusados ​​de conspiración para cometer un incendio provocado.

La Florida ha estado a la cabeza del país en el fraude hipotecario durante los últimos cinco años, y el sur de la Florida fue el área metropolitana más afectada por ese delito en el estado el año pasado, según un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones sobre Activos Hipotecarios LexisNexis.

El Grupo de Trabajo contra el Fraude Hipotecario, un grupo de múltiples agencias creado en el 2007 para combatir a los delincuentes hipotecarios, dijo que ha procesado a más de 600 estafadores en los últimos cuatro años.

TOLUSE OLORUNNIPA

http://www.elnuevoherald.com

Los comentarios están cerrados.