La economía panameña y el control de la deuda

PANAMÁ. Históricamente Panamá ha tenido un buen desempeño económico. Los datos oficiales revelan que la economía panameña creció en un promedio anual de 5% durante el periodo de 1946 a 2009.

En los últimos años el crecimiento económico de Panamá fue más robusto, y se colocó entre los países de mayor dinamismo del mundo. De 2004 a 2010 el Producto Interno Bruto real creció en un promedio anual de aproximadamente 9%.

A pesar de la reciente crisis financiera global, Panamá logró mantener tasas de crecimiento económico positivo.

CRECIMIENTO ECONÓMICO

Los principales factores que contribuyen al auge de la economía panameña son la inversión pública; el proyecto de ampliación del Canal de Panamá; el boom de la construcción; el mercado de bienes raíces; el auge de la industria marítima, liderada por los puertos; el turismo, que ha logrado atraer los más importantes cruceros del mundo; las telecomunicaciones; los juegos de suerte y azar; y la inversión privada, tanto nacional como extranjera.

Para el 2011 la Comisión Económica de América Latina y el Caribe estima que Panamá será el país con mayor crecimiento económico en la región, con una tasa de 8.5%. Al respecto, las proyecciones económicas de este organismo internacional se aproximan a la realidad.

En el primer trimestre de 2011, de acuerdo a cifras oficiales de la Contraloría General de la República, la economía panameña creció 9.7%, por encima de las proyecciones de todos los expertos nacionales e internacionales.

En este entorno económico, las oportunidades de negocios giran alrededor de casi todas las actividades y sectores de la economía, pero principalmente alrededor de las inversiones públicas, debido al crecimiento de la economía y las reformas tributarias ejecutadas por Martín Torrijos y Ricardo Martinelli, que culminaron aumentando sustancialmente la recuadación de los ingresos.

En el gobierno actual las inversiones públicas serán superiores a las que se ejecutaron durante los últimos 20 años.

En adición, se encuentra los $5,200 millones que invierte el Canal de Panamá, en el proyecto de ampliación de esta ruta marítima internacional.

A pesar del entorno económico favorable y las perspectivas económicas positivas, son muchas las voces preocupadas por el manejo de las finanzas públicas, sobre todo por los altos niveles de gasto, déficit y deuda pública, y la programación de los mismos para los próximos años.

DEUDA PÚBLICA

En el caso específico de la deuda pública, la misma, según proyecciones del Ministerio de Economía y Finanzas, se incrementaría en aproximadamente $4,476 millones durante junio de 2009 al año 2015.

Las proyecciones de la deuda pública, como es ya conocido, no incluyen la deuda que se derivará de la compra de los corredores, por $970 millones, ni las inversiones requeridas en la expansión del Aeropuerto Tocumen por $800 millones ni de ETESA por aproximadamente $300 millones.

Estamos hablando entonces de que la deuda pública durante junio de 2009, cuando culminó el gobierno de Martín Torrijos, al año 2015, se podría incrementar en más de 6,500 millones de dólares.

Los argumentos de las autoridades para justificar este elevado aumento de la deuda pública, se sustenta en que la relación deuda pública con respecto al Producto Interno Bruto nominal (PIB nominal) disminuirá.

En este tipo de análisis se asume que la única deuda que existe en Panamá es la deuda del sector público, pero no es así. Como es muy conocido, en la actualidad la penetración del crédito en Panamá es de casi 100%. Es decir, los préstamos de la banca destinados a la economía local son casi igual al PIB Nominal.

A mayo de 2011, en el Sistema Bancario Nacional, el saldo de los créditos locales sumó $26,131 millones, según la Superintendencia de Bancos de Panamá. Esta es la deuda de todas las empresas y el común de los panameños.

Por lo tanto, si sumamos la deuda local actual de las empresas y del común de los panameños, que tienen una relación de aproximadamente 100% con el PIB Nominal, más la deuda actual del sector público, que tiene una relación de 40% con respecto al PIB, entonces la deuda total de Panamá versus el PIB nominal es 140%.

Este análisis no involucra la deuda que asumirá los corredores, el aeropuerto y ETESA, que fueron excluidas del Sector Público No Financiero, por lo que la relación deuda total de Panamá con respecto al PIB nominal es mayor.

Tendría sentido que la deuda pública se relacionara con los ingresos del gobierno central, responsable de pagar la deuda pública. A diferencia del PIB nominal, que es una mera estimación, los ingresos del gobierno central se pueden palpar.

A todo esto, este argumento de la relación deuda pública con respecto al PIB nominal es defendido por las autoridades del gobierno, que necesitan pedir prestado, por los bancos, que necesitan prestar, y por las calificadoras de riesgos, que cobran por este servicio.

Curiosamente, a pesar de que las calificadoras de riesgos fueron una de las principales responsables de la crisis financiera global, son ellas mismas quienes continúan evaluando a nivel mundial el sistema financiero y las finanzas públicas de los países. Al respecto, ya en Europa piensan tener sus propias calificadoras de riesgos.

El dilema de todo esto es que, al final, el costo lo pagan los contribuyentes, y las calificadoras siguen cobrando por el servicio.

ARISTIDES HERNÁNDEZ

http://www.laestrella.com.pa

Los comentarios están cerrados.