Juramento de Humala no es falta constitucional

Lima.- La mención de Ollanta Humala a la derogada Constitución de 1979 en el acto en que se posesionó el jueves como presidente del Perú no inhabilita su juramento, contrario a lo que dice la oposición de derecha, coincidieron hoy constitucionalistas.

“Lo que dice la Constitución es que hay que prestar juramento o prometer por el honor para tomar el cargo, pero si esa persona quiere agregarle algún contenido político al tema, es absolutamente intrascendente”, afirmó el experto Aníbal Quiroga, informó DPA.

“No lo creo un tema importante. Es solo protocolo o formulismo”, añadió su colega Enrique Bernales.

El escándalo estalló cuando Humala mencionó la Carta de 1979, lo que para los seguidores del encarcelado ex presidente Alberto Fujimori es un desconocimiento de la vigente, de 1993, impulsada por su líder tras el “autogolpe” de Estado en 1992.

Lo que se vio después, al estudiar las palabras de Humala, fue que juró “respetar el orden constitucional”, que para los expertos es obviamente el vigente, a lo que añadió promesas de transformación y reconocimiento a “los valores y principios de la Constitución de 1979”.

Los fujimoristas atacaron a gritos, en medio de la sorpresa de los 12 jefes de Estado presentes. Los gritos en algunos casos no cesaron prácticamente durante los 49 minutos del discurso del mandatario.

La parlamentaria Martha Chávez, notoria representante del sector más ultraderechista del fujimorismo, dice no reconocer a Humala, a quien tilda de “presidente de facto”. Esa posición es respaldada por su colega Luz Salgado, otra radical, quien anticipó que el partido Fuerza 2011 les pedirá promnunciarse al Jurado Nacional de Elecciones y el Tribunal Constitucional, entre otras instancias.

En el Perú es habitual que quienes juran mencionen a personas o situaciones a quienes le dedican el cargo. Chávez, por ejemplo, evocó a Fujimori cuando juró tres días antes como congresista. También hay quienes mencionan a los padres, los abuelos, los hijos, a los pobres, a sus regiones de origen o a líderes políticos ya fallecidos.

La situación podría ser más complicada para los vicepresidentes Marisol Espinoza y Omar Chehade, quienes en medio de la pasión que se desató por el escándalo si juraron explícitamente por la Constitución de 1979. “No tenemos presidente ni vicepresidentes”, afirma Chávez.

Más allá de lo legal, los analistas indepondientes afirmaron que Humala erró al emplear una frase que evidentemente iba a desatar controversia y que hubiera sido evitable.

“Los fujimoristas encontraron la ocasión de mostrarse como la oposición compulsiva que han decidido ser”, dijo Santiago Pedraglio. “(Humala) le regaló al fujimorismo un protagonismo que no merecía”, coincidió Carlos Basombrío.

Todas las fuerzas no oficlaistas diferentes al fujimorismo le han restado importancia a lo ocurrido.

La Constitución de 1993 eliminó aspectos contenidos en la de 1979 que según los defensores de ésta última otorgabann mayores garantías ciudadanas y permitían trabajar mejor en el equilibrio social. Los fujimoristas afirman que la suya es un instrumento de modernidad.

http://www.eluniversal.com

Los comentarios están cerrados.