Panamá contará con gas natural

PANAMÁ. El Gobierno de Panamá formalizó las negociaciones con el consorcio internacional de primera línea Repsol de España y la Empresa Nacional CNG Clean Energy, para llevar adelante el proyecto de introducción del gas natural a Panamá.

La primera fase consistirá en la construcción de instalaciones de regasificación del gas natural traído al país en fase liquida GNL, su almacenamiento en un buque especial a ser fondeado en la zona de bahía Las Minas.

Esta se ubicará en la costa caribeña, y en un área muy próxima a la ubicación del complejo de centrales de generación eléctrica que han estado operando en esa zona con derivados de petróleo y con carbón.

El gas natural es el combustible más limpio y eficiente hoy día en escala internacional para la generación de electricidad. Su incorporación a la matriz energética de Panamá traerá a mediano plazo importantes beneficios en términos de aire más limpio, generación eléctrica más confiable y a costos más competitivos comparado con la generación a base de derivados del petróleo y el carbón, según la Secretaría Nacional de Energía.

‘Esto vendrá a constituir un excelente complemento a la base hidrológica de generación eléctrica del país, así como una fuente de importantes ahorros en la generación eléctrica que podrán ser transferidos a los consumidores’, sostuvo un vocero de la Secretaría.

El terminal de regasificación será construido a un costo estimado de unos $250 millones en el periodo 2011 al 2014 y se espera que pueda entrar en servicio en el primer trimestre de 2014 aportando un volumen inicial de 40 millones de pies cúbicos de gas natural por día.

CAPACIDAD

Este volumen de gas inicial es suficiente para alimentar una capacidad de generación eléctrica de 500 megavatios; es decir, un 40% de la demanda máxima del país y contribuir con un 30% a 35% del consumo eléctrico promedio anual del país, y poder así alcanzar a mediano plazo ahorros anuales para el país del orden de $400 a $500 millones, dependiendo de la situación meteorológica y el grado de exigencia de generación que las autoridades del sector le exijan al sector térmico de electricidad.

Para Panamá es una prioridad la aprobación e instrumentación de un plan de adopción e introducción del gas natural como combustible preferencial para la generación eléctrica, así como la gasificación de los sectores industriales, comerciales y domésticos que permita ganar economía de escala, ‘lo que a su vez redundará en la mejora de los costos de aprovisionamiento de las fuentes de gas natural para el país’, aseguran.

El consumidor contará con energía más confiable, más limpia y más económica al independizarse de la escalada de precios del petróleo y sus derivados. Mientras que a futuro podría disponer del gas natural en su domicilio para sus necesidades diarias de calentamiento del agua.

DALVIS UREÑA

http://www.laestrella.com.pa

Los comentarios están cerrados.