Preocupa retrasos en las obras para el Mundial de Brasil 2014

Sao Paulo. – La FIFA dará el sábado el pistoletazo de salida al Mundial 2014 de Brasil con el sorteo en Río de las eliminatorias previas sin que el anfitrión haya acusado recibo: las obras de los estadios sufren atrasos y las mejoras en infraestructura siguen sobre el papel, reseñó AFP.

La construcción y trabajos de remodelación de los 12 estadios brasileños se encuentran en su amplia mayoría atrasados, como por ejemplo, el estadio de Sao Paulo, que aspira a recibir el partido inaugural de la Copa del Mundo y recién comenzó a edificarse, descartando desde ya que esté listo para la Copa Confederaciones, que se celebra en Brasil un año antes.

El estadio de Natal (nordeste) ni siquiera empezó a construirse y el Mineirao de Minas Gerais (sudeste) sufre atraso por protestas de los trabajadores.

“Si siguen trabajando así, cuando tengamos la Copa de las Confederaciones, un año antes del Mundial, no habrá partidos en Río y Sao Paulo, los estadios del Mundial no están preparados”, lamentó por marzo el presidente de la FIFA Joseph Blatter.

En el caso del legendario Maracaná, sin embargo, las autoridades estiman que las reformas, calculadas en unos 625 millones de dólares, estarán listas según lo previsto.

El gobierno de la presidenta Dilma Rousseff asegura sin embargo que las obras van a todo vapor y “los cronogramas serán debidamente cumplidos en el plazo”, dijo la semana pasada el asesor del ministerio de Deportes, Alcino Rocha.

Pero la organización de la Copa del Mundo no se limita únicamente a la construcción de estadios. Brasil necesitará más de 11.400 millones de dólares en inversiones publicas y privadas para mejorar sus carreteras, aumentar la oferta hotelera, reforzar la seguridad y la red de telecomunicaciones, además de para ampliar sus desbordados aeropuertos, el punto más comprometido de la ecuación.

Las terminales aéreas en todo el país están al borde del colapso y en los últimos años se ven desbordados por atrasos y cancelaciones de vuelos que provocaron caos.

“A lo largo de junio y julio de 2014, la Copa generará un flujo adicional de 2,25 millones de pasajeros en los aeropuertos brasileños, flujo que corresponde a la demanda media mensual en 2009. Para hacer frente a ese aumento, serán realizadas inversiones por 1.213 millones de reales”, unos 777,5 millones de dólares, según el estudio de la Fundación Getulio Vargas y la consultora Ernst & Young Terco.

A su vez, un reciente informe del oficial Instituto de Investigación Aplicada (IPEA) señala que de los 13 aeropuertos en obras para la Copa de 2014, en las 12 ciudades-sede, nueve no verán sus trabajos finalizados a tiempo.

“No se puede mirar este tema solo en el marco de la Copa. Hay que dar planificación para que se aprovechen las inversiones, y no se corra el riesgo de que las mejoras no se usen en el futuro”, explicó a AFP Marcos Nicolas, director ejecutivo de la consultora Ernst & Young Terco.

El gobierno anunció hace un par de meses la decisión de abrir licitaciones para privatizar la gestión de tres importantes aeropuertos brasileños, los de Guarulhos (Sao Paulo), Viracopos (Campinas) y Brasilia.

“Los aeropuertos ya tienen un plan establecido; movilidad urbana, los proyectos ya están seleccionados; estadios están encaminados. Precisamos definir la seguridad”, sostuvo por estos días el ministro de Deportes, Orlando Silva.

Sin embargo, pesimista, el periodista deportivo Celso Unzelte, presentador del popular programa televisivo “Loucos por futebol” sostiene que los “problemas estructurales” del país “no se resuelven en tres años”, y Brasil sólo puede aspirar a realizar un “maquillaje” que resuelva momentáneamente temas como la seguridad y lo referente al hospedaje y las terminales áreas.

“El evento se va a realizar porque la FIFA bajó sus exigencias”, pero Brasil “no puede aspirar a hacer el mejor Mundial de la Historia”, como en algún momento aseguró el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, añadió Unzelte en declaraciones a la AFP.

Ya lo había pronosticado el astro Romario, diputado y miembro del equipo ‘canarinho’ que ganó el Mundial-1994: “Solo Jesús puede hacer que Brasil haga la mejor Copa del Mundo. Si él baja en los próximos tres años, ahí será posible”.

http://www.eluniversal.com

Los comentarios están cerrados.