(Panamá) Fijan límite de emisión para Letras en $450 millones

La oferta de las Letras del Estado que son papeles deuda que venden las autoridades para captar dinero de los inversionistas y pasarlo a las arcas del país, estará regulado por un tope máximo de saldo en circulación de hasta $450 millones anuales.
Esta cifra quedó expuesta en el Decreto N.°4 del 26 de enero del 2010, y denota, en comparación con la anterior normativa, un considerable aumento, ya que al 2007 eran $275 millones los que se podían emitir como deuda de este tipo.
Sobre el cambio, Darío Espinosa, subdirector de Crédito Público del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), destacó que, “en base a un análisis de las fuentes y sus respectivos usos, proyectada para el quinquenio, se determinó que el tope debía ser $450 millones para el saldo en circulación de Letras del Tesoro al final de cada vigencia fiscal”.
Espinosa amplió que las Letras “son fuentes de financiamiento utilizadas, principalmente, para atender necesidades estacionales del Presupuesto General del Estado”, y que, en el caso del tope actual, este “debería ser suficiente para atender las necesidades estacionales de cada vigencia presupuestaria”.
Roberto Alfaro Estripeaut, exviceministro de Comercio e Industrias, comentó que si bien las Letras como instrumentos ayudan a nutrir al Estado de recursos, mientras entran periódicamente los impuestos en el año, hay que recordar que , siendo una deuda que el país paga, es importante utilizarlas con conciencia.
Espinosa apuntó que en lo que va del 2011, “el monto total emitido de Letras del Tesoro asciende a $221 millones”. Además de que “se han realizado amortizaciones por $140 millones, lo que resulta en un saldo neto en circulación de $311 millones, lo que nos deja dentro de lo permitido por el Decreto N.°4”.
Además de los $450 millones de saldo en circulación que podrán mantener las Letras, el flujo neto entre colocaciones y amortizaciones no podrá ser mayor de $525 millones.
A pesar de estos topes, el analista de la deuda pública panameña, Adolfo Quintero, dijo estar preocupado por el manejo que se le está dando a la política de emisiones del país.
“El problema no es el establecer topes, sino observar el flujo de pago que está llevando el Estado sobre estos instrumentos”, explicó Quintero.
El economista también subrayó que “estamos viendo que al vencerse las Letras y demás, y llegado el momento en que hay que cancelar el saldo de ellas a los inversionistas, se vuelven a emitir otras para poder pagar las primeras”. Esto, sentenció, “nos ha hecho caer en un círculo vicioso de endeudamiento”.
A junio del 2011, la deuda pública de Panamá tiene un saldo de $12,523 millones, y de esta cifra, $1,768 millones corresponden a deuda interna, donde estarían ubicadas las Letras y las Notas.
Estos pendientes del país serían equitativos en su totalidad, al 43% de su Producto Interno Bruto (PIB), estimado hoy en $29,062 millones. Números, que las autoridades actualmente consideran aceptables.
La Dirección de Crédito Público del MEF, por su parte, asegura que el “nuevo Decreto evitará el sobreendeudamiento del presupuesto, a través de límite que se fijó”, esto en el caso de las Letras.

Grace Kelly Chi

http://www.panamaamerica.com.pa

Los comentarios están cerrados.