(Panamá – Colombia) Vélez, entre la sombra de los paramilitares y Álvaro Uribe

William Vélez Sierra, de 69 años de edad, es considerado hoy como uno de los industriales más ricos de Colombia. No existen cálculos exactos de su fortuna, pero la red de empresas que controla y la montaña de contratos y concesiones que mantiene con el Estado lo lleva a posicionarse como uno de los hombres más poderosos del país vecino.
La mayoría de sus 9 mil empleados lo llama “Don William”, y sus compañías incluyen actividades como la recolección y disposición final de la basura, producción de energía, construcción y, recientemente, se conoció en Colombia que era accionista del grupo Planeta, que intenta poner en operaciones un nuevo canal de televisión.
Sus negocios también se extienden a otros países: México, Ecuador y Panamá.
Sin embargo, la figura de Vélez dejó de pasar inadvertida en 2009, cuando se puso en duda la forma de cómo el empresario levantó su gran fortuna después de haber empezado solo con un puesto de venta de artículos eléctricos en Antoquia.
En ese año salió a la luz pública parte de la información que contenía la supuesta computadora del ex jefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias “Jorge 40”. La información y chats cruzados entre los paramilitares hacen referencia a supuestos acuerdos entre estos grupos irregulares de Colombia y las empresas de Vélez, según medios colombianos.
El portal Verdad Abierta, del Grupo Semanade Colombia, hizo una investigación de la información hallada en el computador de “Jorge 40” y las operaciones de Vélez, encontrando muchas coincidencias. Sin embargo, en los documentos nunca se llegó a mencionar el nombre completo de William Vélez, solo las iniciales “WV”.
Según la información, Vélez acordó entregarles a los paramilitares el manejo de los rellenos sanitarios en donde sus empresas lograran las concesiones de aseo.
Uno de los memorándum de los paramilitares citados por Verdad Abiertase titula “Escenario residuos sólidos Santa Marta”. En el documento, los paramilitares describen el contrato de concesión de basuras de la firma Inter Aseo, S.A..
Inter Aseo es una de las empresas del Grupo Ethuss que preside Vélez. Según la publicación, el mismo memorándum hace una proyección de lo que sería el negocio de la recolección de la basura en Santa Marta a mediano y largo plazo. “Se formalizó una alianza estratégica y sociedad con WV por medio de la cual trabajaremos conjuntamente en el tema de residuos sólidos”, dice el memo del supuesto computador de “Jorge 40”.
Verdad Abiertatambién hizo una comparación de la información del computador del paramilitar y las empresas de Vélez. Uno de los correos extraídos dice: “El nuevo gerente de la AAA de Barranquilla se posesionó del cargo a finales del año pasado. Era el antiguo gerente general de todas las empresas de WV en el país y el exterior, y ha sido a través de WV con quien hemos logrado los acercamientos y compromisos con la AAA para el negocio de Barranquilla”.
Según la publicación, el gerente que se menciona en el correo podría ser Carlos Ariza, la misma persona que en septiembre de 2004 se encargó de la gerencia de la empresa Triple A, tras haber abandonado el mismo cargo en Inter Aseo.
A pesar de que la información de los paramilitares coinciden en parte con las operaciones de Vélez -indica la publicación-, el empresario negó a Verdad Abiertaque haya existido vínculo alguno con los paramilitares. “Con toda honestidad se lo digo, la política de la empresa, la orden a todo el mundo es no tener trato alguno con grupos ilegales ni pagar extorsiones”, dijo Vélez en ese momento.
A finales de 2009, Vélez no se había quitado de encima el fantasma de los paramilitares cuando se le empezó a cuestionar por supuesto favoritismo en las contrataciones del gobierno. Todo a raíz de su amistad con el ex presidente Álvaro Uribe y sus hijos, según la revista Semana.
En los últimos siete años del gobierno de Uribe, las características del emporio industrial de Vélez dio un giro de 90 grados, y su principal actividad pasó a ser la construcción de obras públicas.
En la gestión de Uribe las empresas de Vélez ganaron “una decena de concesiones” – según Semana- para construir cientos de kilómetros de vías nacionales, entre ellos uno de los tramos del transmilenio de Bogotá y la ampliación del aeropuerto El Dorado. A esto se suma los contratos que tiene la firma Odinsa con el Estado colombiano. Esta compañía es considerada la promotora de obras civiles más grande Colombia, y Vélez es el fundador.
Parte de los negocios de Vélez se ha trasladado a Panamá. El último negocio que concretó fue la compra de la concesión del relleno de Cerro Patacón por 13.5 millones de dólares, noticia que se conoció ayer a través de Panamá América.
Vélez estudió la oportunidad de adquirir la concesión de Cerro Patacón en medio de la intervención de una de sus empresas en Panamá: Generadora del Atlántico. Esta compañía fue intervenida el 6 de mayo pasado por la Autoridad de los Servicios Públicos por supuesta falta de liquidez financiera.
A través de empresarios locales que le prometieron “ayudarle” en el problema de Generadora del Atlántico -según fuentes del sector-, Vélez se contactó con los representantes de Urbalia -los anteriores dueños de la concesión de Cerro Patacón-, que se encontraban buscando un socio capitalista o un comprador para el relleno sanitario. La millonaria negociación logró cerrarse el pasado martes.
Antes de estos negocios, Vélez ya tenía otras operaciones en Panamá, con su empresa Eléctrica de Medellín, Servi Aseo y Odinsa. Esta última tiene el contrato de ampliación del aeropuerto de Tocumen.

http://www.panamaamerica.com.pa

Los comentarios están cerrados.