Panamá se encuentra en su búsqueda de marca país

“Un producto lo puede copiar la competencia, pero a una marca no” dice un adagio del mundo del mercadeo. De paso el concepto “marca” que se venía aplicando hasta hace pocos años, tradicionalmente, solo a bienes y servicios. Ahora en el contexto de la globalización se viene también aplicando de manera creciente a países.
En efecto, hay naciones que se han posicionado de forma más competitiva que otras a través de promover su imagen, su liderazgo y su prestigio; por ejemplo Japón es ampliamente reconocido por la electrónica, la robótica y la fotografía; Alemania por los automóviles y Francia por los vinos, perfumes y moda.
Por ende, la creciente competitividad ha forzado a que rivalicen no solo las empresas, sino también los países y que lo hagan a través de una marca. Como parte del objetivo de promover el desarrollo económico, los países buscan ahora definir esa imagen país para ampliar sus mercados para el turismo, atraer inversiones o aprovechar oportunidades .
Por supuesto, que crear una marca/país es mucho más complicado que crear una marca/producto; digamos que exige que converjan muchas más condiciones. Es un hecho entonces que cada país tiene que elaborar paulatinamente su propia marca y esto, igual que el prestigio, hay que ganárselo día a día.
El primer paso consiste en identificar las necesidades del mercado y los nichos hacia las cuales debe reforzarse esa percepción de imagen del país. Algunos casos de marca/país exitosos en la región son: México, Colombia, Brasil, Chile y Argentina.
Igual que en los casos de los productos y las empresas, los países tienen sus propias características (que lo hacen único y única su marca). Por ejemplo, algunos productos franceses incluyen a Luis Vitton de Francia, los Rolex de Suiza y el “Johnnie Walker” de Inglaterra. Además están los televisores Sony de Japón y los BMW de Alemania.
De alguna forma, la marca del producto ayuda al consumidor a evocar la imagen del país y viceversa. Es decir, las empresas o marcas individuales agregan valor al país, y el mismo agrega valor a estas marcas. Una especie de simbiosis o círculo virtuoso en donde las partes se ayudan mutuamente en una relación país/productos. Otros casos de éxito lo han sido el vino de Francia; el tequila de Méjico, y la cerveza Corona que es el sumario perfecto de cómo se proyecta la marca país y el bien.
En el tema de Panamá cualquier imagen/país debe en primer lugar estar asociada a ciertos atributos característicos como la posición geográfica, la Zona Libre de Colón, el Centro Bancario Internacional y el Canal de Panamá.
Otros aspectos que podrían incluirse en esa campaña de marca/país es lo relativo a la conectividad aérea y marítima del país que facilita la llegada de visitantes. De paso, esta sería la primera vez que Panamá goce de una marca/país (de hecho es en la región uno de los pocos que no tiene).
Panamá ,recientemente, ha contratado los servicios de la firma publicitaria Brand Planning BBM y el consultor inglés, Dave Lightle, que ayudó a países como Colombia y Taiwán a diseñar exitosamente su marca país. El slogan de la Marca País escogido es: “Unimos al Mundo” / “Where the World Meets” y para este proyecto se ha formado una comisión entre Metas de la Presidencia, MICI y la ATP. Según este experto, el posicionamiento de Panamá se puede lograr en mínimo 10 años lo cual, es necesario adoptar lo antes posible un conjunto de políticas económicas adecuadas para apoyar ese posicionamiento.

Manuel Castillero

http://www.panamaamerica.com.pa

Los comentarios están cerrados.