(Panamá) Petróleo, lo mismo de siempre

PANAMÁ. Recientemente el tema del petróleo me está resultando aburrido por lo predecible que es. Ya cada cosa que ocurre es similar o igual a una anterior. Que si el crudo sube, que si los especuladores, que si el acaparamiento, que si la integración vertical, que si no hay ahorro, que si el uso, que si los combustibles alternativos, en fin… nada nuevo.

Hoy escribiré sobre mi opinión particular acerca del tema. En la mayoría de los casos solo me enfoco en analizar datos y explicar tendencias o situaciones basado en hechos (económicos, geopolíticos) y parámetros de la industria y actividad relacionada al comercio de crudo y derivados.

En esta ocasión, compartiré mi punto de vista de donde estamos y hacia donde creo iremos, pero siempre apoyándome en lo real.

En 1973 surge la primera crisis moderna durante la guerra de Yom Kippur. El petróleo surge allí como un arma a temer; se produce un embargo a las exportaciones. La oferta y demanda se ve afectada y para reducir el consumo se incrementa el precio. Lo mismo se vive desde entonces y hasta nuestros días.

Hace un mes, el 23 de junio se liberan 30 millones de barriles por orden del Presidente de Estados Unidos Barack Obama. Esto no tuvo ningún efecto importante desde el punto de vista de suministro. Desde el punto de vista político pudiese ser un desvío de atención. El mundo consume 85 millones de barriles diarios. Los Estados Unidos consumen21 millones de barriles por día. Otros países productores también liberarían 30 millones de barriles. El efecto de retrasar el alza del precio del crudo no se dio como se esperaba.

Algunos analistas incluso se atreven a decir que los intermediarios se aprovecharon y acapararon parte de este volumen.

Para el 2035 la Agencia Internacional de Energía (AIE), con sede en París, pronostica casi 100 millones de barriles por día de consumo a nivel mundial. Entonces, mi pregunta sería,’ Qué tan cerca está el abandonar el uso del petróleo?’. Será verdad que se va a acabar pronto?.

Abandonar el uso de los derivados es poco probable. Ni siquiera pensar reducir a la mitad la dependencia es algo probable en la próxima década.

El esfuerzo hacia nuevos combustibles es paralelo a las necesidades de combustible de los motores que se fabrican. Debe trabajarse de la mano de la industria automotriz y de fabricantes de motores para equipo pesado.

Sí hay combustibles ‘Flex Fuel’, que usan mezclas altas de alcohol, pero los motores han sido diseñados para tal fin. Solo en Estados Unidos y Brazil circulan autos con la capacidad de usar y suplirse de dicha mezcla de combustible. En ambos los productores tienen importantes subsidios por parte del Gobierno.

Hace años existen motores que usan diferentes carburantes; para los que somos fanáticos de los temas militares; el tanque M1 Abrams es un ejemplo.

Nada de esto es nuevo, pero en la industria privada solo surgen opciones al momento que el crudo y sus derivados suben de precio. Al bajar todo se olvida nuevamente.

MEDIDAS

Alternativas hay, pero no son económicamente viables aún; las de combustibles sintéticos, la de experimentos que suenan bonitos a poca escala, las de pociones mágicas, las de la energía solar y ni hablar de la energía nuclear por el pavor que hoy causa al mundo luego del desastre en Japón. Ninguno de los ejemplos anteriores puede reemplazar al petróleo. Si tienen dudas remítanse a la proyección de la AIE.

Favor observar que no hago referencia a la electricidad. Sigo pensando que la generación hidráulica es una alternativa limpia y eficiente. No obstante, hay regiones que por limitaciones geográficas no pueden más que generar por térmicas que utilizan hidrocarburos.

Hoy los Estados Unidos consumen un tercio del crudo que se produce en el mundo. China e India en los próximos diez años consumirán cerca de la mitad cada uno. Y seguirán siendo dependientes del oro negro.

Al ver la tecnología que existe hoy día y que permite ir a extraer de pozos cada vez a mayor profundidad es alentador el panorama, alivia el miedo a que no exista materia prima para producir derivados. Brasil acaba de descubrir reservas estimadas en 50 billones de barriles nada despreciable si comparamos que las reservas del Mar del Norte (Noruega y el Reino Unido) eran estimadas en 62 millones de barriles.

¿Qué creen ustedes que haría el que descubre petróleo hoy? Dejar de refinarlo y venderlo pues va a ser reemplazado por otro combustible.

Por qué si Brasil es el mejor ejemplo de consumo de etanol en equipo ligero y autos particulares, su consorcio petrolero, PETROBRAS, prepara un plan de negocio donde solicita 224 billones dólares para los próximos cinco años.

Brasil consume etanol en su parque vehicular privado, pero explora y explota petróleo. Luego exporta y esto le representa un fuerte ingreso. A nivel nacional usan sus grandes extensiones para sembrar caña y producir etanol.

Sencilla la respuesta, pues no existe substituto aún para los derivados del petróleo.

El equipo pesado usa diesel, los barcos usan bunker y diesel, los aviones kerosene, la industria usa diesel y bunker, los generadores usan diesel. Solo los autos particulares y el transporte migran a híbridos que reemplazan una pequeñita parte del consumo total.

Por ende, insisto, en qué seguirán las mismas quejas y estaremos sujetos al vaivén del acontecer mundial. La demanda en incremento en China va a tener repercusiones muy pronto. Los chinos están elevando su poder adquisitivo, cada día se les facilita tener un auto y los artículos de lujo y consumismo que eran exclusivos del mundo occidental ya son comunes allá.

Hace días escuche a T. Boone Pickens, el inversionista norteamericano hablar a favor del gas natural. Coincido totalmente que el gas natural es menos contaminante y una alternativa probada en el transporte público en Europa y en algunas ciudades de Estados Unidos. Es éste el combustible que reemplazará al diesel muy pronto en el transporte de citadino de las grandes urbes. Ya hay un plan que se le presentará al gobierno norteamericano para promover a grandes pasos su uso. Cualquier inversionista debe vigilar de cerca estas compañías nuevas que podrán crecer vertiginosamente pronto.

El gas natural es descubierto a la par del crudo; en inglés es un ‘byproduct’ o una consecuencia de la búsqueda de petróleo. Siendo así se conoce bastante bien su comportamiento y cómo manejarlo de manera segura. Países como Qatar y Rusia son importantes suplidores de este producto y han hecho grandes inversiones para su explotación y distribución.

Para concluir, estoy convencido que seguiremos viviendo lo mismo de siempre con el petróleo. Seguiremos siendo dependientes del oro negro y sus derivados. El próximo paso no será eliminarlo sino usarlo eficientemente; motores, autos híbridos y en el transporte el gas natural será la alternativa a corto plazo.

WOLFRAM GONZÁLEZ

http://www.laestrella.com.pa

Los comentarios están cerrados.