Strauss-Kahn se aleja de la candidatura presidencial

París. – Dominique Strauss-Kahn no será candidato. El exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) dejó agotar el plazo para presentar su candidatura a las primarias de los socialistas franceses. Cuando surgieron dudas sobre las acusaciones de intento de violación en Estados Unidos, sus seguidores vieron un rayo de esperanza. Pero tras una nueva demanda en París, quedó fuera de la carrera. Así las cosas, los socialistas deben escoger entre la presidenta del partido, Martine Aubry, y su predecesor, François Hollande.

Ambos intentan ahuyentar la imagen de un partido dividido que no consigue ponerse de acuerdo para escoger un candidato. “Mi verdadero adversario se llama Nicolas Sarkozy”, aseguró hace poco Aubry en una entrevista con Libération, informó DPA.

Hollande, por su parte, comenzó ya hace tiempo con su campaña de cara a las primarias de octubre. Se sometió a una severa dieta de adelgazamiento y desde hace semanas recorre todos los rincones de Francia, presentándose como un político cercano al pueblo. Con esa imagen intentaba imponerse tanto a Sarkozy como, en su momento, a Strauss-Kahn, ambos más bien inclinados hacia la ostentación. Esa estrategia no funcionará tan bien contra Aubry, considerada una política cercana y con los pies en el suelo.

La presidenta de los socialistas retrasó todo lo que pudo su candidatura, algo que seguramente está relacionado con la historia de su familia. Su padre, Jacques Delors, se vio obligado a presentarse a las presidenciales de 1995, pero finalmente retiró su candidatura al frente de los socialistas ante el temor a una derrota.

Algunos comparan a Aubry, de 60 años, con la canciller alemana, Angela Merkel. “Ninguna de las dos está dispuesta a ser un maniquí, y las dos saben imponerse”, apuntó la exministra de justicia francesa Marylise Lebranchu, partidaria de Aubry. Pero en lo que a ideología se refiere, no podrían estar más alejadas.

Muchos identifican a Aubry ante todo como “la madre de la semana de 35 horas”, una etiqueta que podría perjudicarle a la hora de captar votos de centro. También se empeñó en incluir en el programa electoral de los socialistas la vuelta a la jubilación a los 60 años. Si por ella fuera, desde las filas de su partido se habría defendido también el abandono de la energía nuclear, pero no hubo consenso.

Según una encuesta de este miércoles, Hollande tiene en la actualidad más posibilidades de vencer a Sarkozy en las presidenciales de 2012. Aubry estaría sin embargo empatada con el actual presidente si hoy se celebraran las elecciones. La líder de extrema derecha Marine Le Pen, conseguiría un 17 por ciento de los votos y la ecologista Eva Joly un 5%.

http://www.eluniversal.com

Los comentarios están cerrados.