(Panamá) La firma que vale millones y que trunca negocios

PANAMÁ. Un edificio requiere dos permisos de construcción, uno que se emite al principio, cuando se entregan todos los documentos y se paga un porcentaje importante del valor de la obra y el otro antes de comenzar a edificar, que es ‘mero trámite para pagar impuestos de menor cuantía’. Esto lo explica la arquitecta Rosa Moreira ahora, tras la acusación de quien fuese su jefe, el director de Obras y Construcciones Municipales Juan Manuel Vásquez.

El nombre de Moreira sale a la luz pública tras la polémica de los permisos de los edificios Torre 400 y Villa 1000, en Punta Pacífica, que Vásquez suspendiera luego de la primera denuncia de los residentes de otro edificio vecino, Torre 300, ante la sorpresa de las nuevas torres anexadas al proyecto Pacific Point y que les robaba la preciada vista al océano por la que pagaron 2 mil dólares el metro cuadrado.

La firma de Moreira, que no es más que la escritura de su nombre y su apellido, aparece en el permiso de construcción final 735-10 de Torre 400 y Villa 1000 sobre una línea donde aparece el nombre de Juan Manuel Vásquez.

‘Claro que esa es mi firma’, dice la arquitecta Moreira. La razón por la que firmó es escueta. ‘Firmé porque él -Vásquez- había pedido 15 días para no sé qué y me correspondía a mí ponerle la firma a ese permiso de construcción que es mero trámite porque el importante es el permiso de construcción inicial’.

Esta funcionaria, que a raíz del escándalo que fue llevado

hasta el despacho de la secretaria Ejecutiva de Transparencia Contra la Corrupción, Abigail Benzadón Cohen, fue destituida de su cargo de jefa de la Dirección de Aprobación de Planos de la Alcaldía de Panamá.

Moreira dice que Vásquez la separó del cargo y por el mismo motivo también separó a la subjefa de esta dirección.

Ambas funcionarias siguen laborando porque ejercían otros cargos, Moreira ejerce la subdirección de la Dirección de Obras y Construcciones Municipales.

PREGUNTE QUIÉN FIRMÓ

Moreira dice que tiene la conciencia tranquila. Su firma debe aparecer en otros permisos porque está facultada para hacerlo cuando el titular del cargo no esté. En el permiso de construcción final de Torre 300 y Villa 1000 aparece la firma de Moreira, pero lo que es poco conocido es quién firmó el permiso de construcción inicial, cuando se paga el grueso del impuesto, $133,750 por los 52 millones de dólares que cuestan las obras.

‘Cuando se firma el permiso de construcción inicial se tiene que revisar toda la documentación, y si no se cumple no se expide, pregunte quién firmó ese, porque si había irregularidades en la obra se debieron detectar en esa etapa’, pide Moreira. Esto le devuelve la tranquilidad a Moreira que espera la conclusión de la investigación de Vásquez donde se habla de falsificación de firmas.

A inicios de junio, Vásquez dijo a La Estrella que él no había firmando ningún permiso del complejo Pacific Point, al cual pertenecen los permisos, que entre las anomalías están que las tres obras tienen un solo permiso de estudio de impacto ambiental y también uno de construcción. El funcionario dijo que esos permisos se habían otorgado durante la administración de Jaime Salas.

NO ESTÁN BOTADAS, FUERON TRASLADADAS

Vásquez dedicó menos de cinco minutos para ‘aclarar’ la situación de las firmas del proyecto Torre 400 y Villa 1000. En este lapso mostró los dos permisos de construcción, el inicial (PPI) firmado por Jaime Salas en 2007 y el final (PPF) firmado por Moreira en 2010. La firma de Vásquez aparece, pero en el contrato ‘transferencia de constructor’, un trámite cuando el promotor cambió la constructora. ‘Esto lleva un trámite donde se verifica que todo esté en orden y me llega a mí para la firma’.

Sobre la destitución de las funcionarias de Aprobación de Planos, Vásquez asegura que no fueron despedidas, sino transferidas.

CARLOS ATENCIO

http://www.laestrella.com.pa

Los comentarios están cerrados.