Economistas recomiendan a Panamá prepararse ante caída del dólar

La economía dolarizada de Panamá, fundamentada en el sector de servicios, debe prepararse para los próximos 30 años, cuando el dólar estadounidenses dejaría de ser la moneda de reserva internacional, reconocieron economistas panameños.

En declaraciones a dpa, Eloy Fisher Hogan, de la Nueva Escuela de Investigación Social y el Centro Bernard Schwartz para Análisis de Política Económicas de Nueva York, dijo que las presiones políticas internacionales generan incertidumbre sobre el futuro del dólar, a corto y largo plazo.

Subrayó que el sistema político estadounidense revela “fisuras congénitas” que pueden derivar en “situaciones engorrosas”, incluso en 2011, lo que debe inducir a Panamá al diseño de un plan de contingencia para la diversificación de la divisa y tratar de estabilizar los precios en el ámbito local.

La visión sobre la economía estadounidense fue compartida por Manuel Ferreira, economista de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, quien advirtió que el Tratado de Promoción Comercial (TPC) con Estados Unidos pasa por un complejo escenario para su ratificación.

Ferreira señaló que contrario a lo que algunos opinan, el TPC entre Estados Unidos y Panamá no equivale al mágico “remedio de la abuelita” para curar los achaques. Advirtió que Washington podría no ratificar el Tratado en medio de dificultades políticas y monetarias, y hay que estar preparados en caso de que ello ocurra.

El declive del billete verde estadounidense se inició en 2002 y no ha podido recuperarse. Ello indujo a autoridades en muchos países a diversificar las reservas y a adoptar políticas bancarias prudentes para reducir el impacto de la crisis financiera en 2008 y 2009.

Fisher Hogan advirtió que la depreciación del euro y el descalabro económico en Grecia, Portugal e Irlanda se producen cuando no hay un sustituto con la fortaleza suficiente para reemplazar al dólar, que es de curso legal en Panamá desde comienzos del siglo XX.

Para la agencia de rating internacional Standard & Poor’s, el principal riesgo del país de Estados Unidos radica en que las autoridades estadounidenses no han llegado a un consenso sobre cómo enfrentar los problemas presupuestarios de mediano y largo plazo.

Al respecto, Fisher Hogan subrayó que Washington podría recurrir a acuerdos de estabilización, pero posee una deuda de más de 14.000 millones de millones de dólares. China es el principal acreedor de los Bonos del Tesoro estadounidenses, lo que obliga a los chinos a exportar más al mercado estadounidense.

Por otro lado, el economista aclaró que el renminbi (moneda del pueblo), de curso legal en China, está sometida a regulaciones que no la han hecho totalmente adaptable al sistema internacional.

Fisher Hogan planteó que será necesario que Panamá, cuyo Producto Interno Bruto (PIB) creció un 9,7 por ciento en el primer trimestre de 2011, vigile las tendencias en un “mundo cerrado”, donde los problemas se han globalizado y las fricciones persisten.

Globovisión/DPA

Los comentarios están cerrados.