Congreso iraní cita a presidente Ahmadinejad para interrogarlo

Teherán.- El Parlamento de Irán citó al presidente Mahmoud Ahmadinejad para interrogarlo, dijo hoy la agencia semi-oficial de noticias Mehr, elevando las tensiones en una lucha de poder entre facciones en la clase dirigente de la república islámica.

Ahmadinejad -que enfrentará elecciones parlamentarias el año próximo y una carrera presidencial en 2013- debe asistir a la Asamblea en un lapso de un mes, según Mehr, luego de que 100 legisladores firmaran una moción solicitando su presencia, reseñó Reuters.

A menos que convenza al Parlamento de que retire la citación, Ahmadinejad deberá responder preguntas sobre su demora en nominar a un ministro de Deportes y otorgar fondos aprobados por el Poder Legislativo al tren subterráneo de Teherán, dijo la agencia.

Ambos temas son el eje de prolongadas disputas entre el presidente y los legisladores y algunos miembros del Parlamento han sugerido llevar a Ahmadinejad a juicio político por lo que sus críticos en la cámara han llamado su estilo “demagógico”.

El Parlamento, dominado por los conservadores, a menudo ha usado sus poderes constitucionales contra el presidente, sobre todo en torno a designaciones de ministros y temas de presupuesto. Recientemente rechazó a un aliado cercano que nominó como viceministro de Relaciones Exteriores.

Los opositores de Ahmadinejad han sido incentivados por una intervención en abril del líder supremo, ayatolá Ali Khamenei, para evitar que el presidente despida a su ministro de Inteligencia. De acuerdo a los analistas, el fallo demostró que ya no contaba con el apoyo total de la máxima autoridad iraní.

Lejos de bajar el tono de sus políticas, Ahmadinejad expulsó a muchos otros ministros, incluyendo el jefe del Ministerio de Petróleo -a cargo de explotar las vastas reservas minerales del país-, en lo que definió como la mera ejecución de una reestructuración previamente anunciada del Gobierno.

El Parlamento votó en contra de la unificación de los Ministerios de Petróleo y Energía la semana pasada y la agencia semi-oficial Fars dijo el lunes que el Gobierno retiró el plan de fusión ministerial, que pretendía reducir el número de ministerios de 21 a 17, para revisarlo.

Además de enfrentar presiones por las políticas del Gobierno, algunos críticos acusaron a sus colaboradores más cercanos de ser parte de una “corriente desviada” que supuestamente prioriza al nacionalismo secular en vez de los valores islámicos y amenaza a la dirigencia clerical iraní.

http://www.eluniversal.com

Los comentarios están cerrados.