Ayman al Zawahiri es el sucesor de Bin Laden a la cabeza de Al Qaida

Dubai.- El egipcio Ayman al Zawahiri, de 59 años, ascendió este jueves de “cerebro” y principal portavoz de Al Qaida a jefe de la red extremista, en sustitución de Osama Bin Laden, con lo que se convierte en el hombre más buscado del mundo. Su cabeza vale 25 millones de dólares.

El 8 de junio revalidó su lealtad al molá Omar, jefe supremo de los talibanes, “emir de los creyentes”, en un vídeo colgado en internet por el grupo de inteligencia estadounidense SITE, indicó AFP.

Al igual que el fundador de la red extremista, su número dos, Al Zawahiri, se ha ocultado después de los atentados del 11 de septiembre y fue visto por última vez en octubre de 2001 en la frontera entre Afganistán y Pakistán. Su esposa, su hijo y sus dos hijas murieron en ataques estadounidenses en Kandahar dos meses después.

Desde entonces, este hombre de barba tupida, con gafas y reconocible por un bulto que tiene en la frente, lanzó por vídeo numerosos llamamientos a la “guerra” contra Occidente.

Al Zawahiri nació el 19 de junio de 1951 en Maadi, cerca de El Cairo, en una familia burguesa (su padre era médico y su abuelo un gran teólogo de Al Azhar en la capital egipcia), y es cirujano. Los amigos dicen de él que es un “poeta”.

Pero sus ideas son precoces. Integra la cofradía de los Hermanos Musulmanes con tan sólo 15 años.

Estuvo encarcelado tres años por su implicación en el asesinato en 1980 del presidente egipcio Anuar al Sadat, pero logró llegar a Arabia Saudita, a Estados Unidos y, por último, a Pakistán a mediados de los años 1980.

Conoció a Bin Laden durante la “yihad” contra los soviéticos. Sus destinos se volverán a cruzar, aunque él pertenece al grupo Yihad Islámica egipcio que no se unió a Al Qaida hasta 1998.

En un primer momento siguieron caminos separados.

Al Zawahiri vivió en Europa al comienzo de los años 1990 y fue detenido en Rusia en 1996, cuando reclutaba a combatientes para luchar en Chechenia.

Dos años después encuentra a su “mentor” y Washington lo incluye en su “lista negra” por haber apoyado los atentados contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y en Tanzania en agosto de 1998. También fue condenado a muerte en rebeldía en su país por numerosos atentados, en particular uno en Luxor en 1997 en el que murieron 62 personas, de las cuales 58 turistas extranjeros.

Convertido en la mano derecha de Bin Laden, también fue médico personal del jefe de Al Qaida, que padece una enfermedad renal desde hace tiempo.

Está considerado el eje motor de los atentados más espectaculares de la red, incluidos los del 11 de septiembre en Estados Unidos. El FBI lo colocó en la segunda fila de los terroristas más buscados del mundo.

El departamento de Estado puso precio a su cabeza: 25 millones de dólares.

“Ayman al Zawahiri es el cerebro de Osama Bin Laden. Es después del encuentro entre los dos hombres cuando Bin Laden adquirió tanta importancia”, afirma el abogado islamista egipcio Muntaser al Zayat, que lo conoció muy bien.

En sus mensajes sonoros y de vídeo, Zawahiri fustiga a los dirigentes paquistaníes, pero también a Estados Unidos, Israel, la ONU, los regímenes árabes y a países europeos como Francia.

Fue dado por muerto varias veces: en 2002 y 2007. Pero reapareció y denunció la política estadounidense.

Según uno de sus allegados, Al Zawahiri se casó en segundas nupcias y tuvo una hija en 2005.

http://www.eluniversal.com

Los comentarios están cerrados.