Investigan negocio de trata de blanca en el “Causeway” de Panamá

El Servicio Nacional de Migración reportó al Ministerio Público un presunto caso de “trata de blancas” con un grupo de 10 mujeres procedentes de Europa del Este y una de Colombia, en el cual se encuentra vinculado un club que operaba en el Causeway de Amador.
El negocio estaba disfrazado como un centro de espectáculos nocturnos con supuestas artistas extranjeras que debían permanecer encerradas en un apartamento y cumplir con seis días de trabajo a la semana a cambio de un salario base de 350 dólares mensuales.
Entre el 8 y 9 de junio pasado, el Servicio Nacional de Migración notificó a la Alcaldía de Panamá, el Ministerio de Comercio e Industrias y el Ministerio de Trabajo, que había procedido a cancelar la licencia a la sociedad The Diamond Club, registrado también bajo el nombre de Platinium Seven Corp. El mismo operaba en el segundo piso del centro comercial Brisas de Amador.
La directora de Migración, María Cristina González, explicó que la cancelación de esta licencia se basó en una presunta investigación por el delito de trata de blancas o delito contra la humanidad. Agregó en la carta de notificación que estaba poniendo en conocimiento del caso a las autoridades pertinentes para que “abran causa criminal sobre el mismo”.
El historial.
The Diamond Club recibió la aprobación de su registro el 11 de marzo de este año para operar como una empresa dedicada a la promoción de espectáculos. El 24 de marzo, el club solicitó la aprobación de visa para 10 mujeres extranjeras que fueron contratadas como “trabajadoras de espectáculo”.
Los registros revelan que las 10 mujeres entraron al país con visas transitorias de 90 días procedentes de Ucrania, Rumania, Moldavia y Rusia. Todas viajaron a través de la conexión Ámsterdam-Panamá.
Los trámites de las visas de este grupo de mujeres empezaron en el Consulado de Panamá en Rusia. Los documentos fueron estampados con la firma del embajador panameño ante la Federación de Rusia, Julio Córdoba de León, y en algunos casos por el encargado de negocios de la Embajada, Rigoberto Castillo.
Ello contó con la autorización del subdirector de Migración, Jaime Ruiz, que coincidentemente fue despedido el pasado 9 de junio, el mismo día en que González reportó el supuesto caso de trata de blancas.
Por su parte, el club logró operar sin levantar sospechas por casi dos meses, hasta que ocho de las mujeres se dieron a la fuga del local.
Jorge Epifanio, presidente de The Diamond Club, reportó la fuga, el 30 de mayo, al Servicio Nacional de Migración, lo que levantó la alerta de posibles irregularidades. Fue entonces cuando se iniciaron las primeras investigaciones del caso, que aparenta ser un delito de trata de blancas.
Epifanio, en compañía del abogado Luis Armando Lescure, informó a Migración que las ocho mujeres fugadas incumplieron el contrato que habían firmado con su empresa por nueve meses.
Se trató de Olga Svieshnikova, de Ucrania; Elena Petronila Stinga, Simona Florina Marinescu, Cristina Alexandra Stoian y Elena Mihael Ghenu, de Rumania; Alina Gametchi, de Moldavia, y María Popova, de Rusia. Entre las mujeres escapadas también está una colombiana de nombre Sandra Echeverri Quirós.
Al momento del cierre del club, solo dos mujeres se mantenían laborando: Elvira Solovey y Olha Starokon, de Ucrania.
Mientras que Victoria Sualova, de Moldavia, presentó su salida definitiva y devolvió el carné de trabajadora de espectáculo el pasado 4 de abril pasado.
“Las visas de trabajadoras de espectáculos han sido canceladas por la fuga, por lo que consecuentemente se cancela el registro de la empresa”, detalló la resolución firmada por González el pasado 9 de junio.

Rafael E. Berrocal R.

http://www.padigital.com.pa

Los comentarios están cerrados.