Seis muertos en ataque de sicarios a futbolistas aficionados en Colombia

Un periodista, dos expolicías y otras tres personas murieron en un ataque de sicarios a futbolistas aficionados en un campo de las afueras de la ciudad central colombiana de Villavicencio, informaron hoy las autoridades policiales locales.

La matanza fue cometida por unos seis hombres armados que irrumpieron en el lugar el martes por la noche, dijo el coronel Marco Tulio Avendaño, comandante de la Policía Nacional en el Meta, departamento del que Villavicencio es capital.

Avendaño denunció en una reunión con la prensa que los atacantes dispararon de manera indiscriminada contra las personas que se hallaban en Primer Tiempo, una cancha de microfútbol situada en la zona rural de la ciudad.

“Allí mueren personas inocentes, entre ellas un comunicador de Ecopetrol (petrolera estatal)”, reconoció el jefe policial tras añadir que la víctima resultó herida de gravedad en los hechos y falleció en una clínica local.

El funcionario, identificado como Richard Hoyos Alcántara, de 33 años y vinculado desde hacía cinco años como comunicador social en la regional Llanos Orientales de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), conformaba junto a empleados de esta compañía uno de los equipos que jugaban al fútbol.

Tras lamentar y repudiar la muerte del periodista, la estatal indicó en un comunicado que él cayó “en medio de un cruce de disparos contra algunas personas que se encontraban en un local vecino”.

Los atacantes, al menos uno de ellos con un fusil, llegaron al lugar en una camioneta aparentemente blindada que fue hallada abandonada posteriormente en una zona boscosa.

“Al parecer, (algunas) personas que murieron estaban armadas, (y) trataron de reaccionar. Les encontramos proveedores y elementos que nos indican que estaban armados y las informaciones nos orientan a que, después de ultimarlos, el armamento les fue hurtado”, dijo el coronel Avendaño.

Una fuente policial de la región dijo a Efe por teléfono que entre los muertos hay dos antiguos uniformados, dos personas sin identificar y un taxista, e indicó que los hechos también dejaron un herido.

Según Avendaño, las armas utilizadas en el ataque y la manera como fue cometido llevan a la conclusión que se trató de un “ajuste de cuentas” entre narcotraficantes.

“Son situaciones de ajuste de cuentas entre narcotraficantes, (por) narcotráfico y delitos conexos”, insistió Avendaño.

El jefe policial anunció que el gobernador del Meta, Darío Vásquez, y el alcalde de Villavicencio, Raúl Franco, ofrecieron una recompensa conjunta de 30 millones de pesos (poco más de 16.600 dólares) por informes que permitan identificar y detener a los responsables.

La matanza es la segunda que se registra en Colombia desde el martes, cuando las autoridades policiales hallaron los cadáveres de cinco personas en la zona rural de Villa del Rosario, localidad del área metropolitana de Cúcuta, la capital del departamento de Norte de Santander, en la frontera noreste con Venezuela.

El comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, el coronel Álvaro Pico, dijo entonces a Efe que las víctimas pertenecían, al parecer, a Los Rastrojos, banda de origen paramilitar creada por narcotraficantes. EFE

http://www.lapatilla.com

Los comentarios están cerrados.