Oxi, la droga que está causando estragos en Brasil

El olor a plástico quemado y combustible emana de pequeños grupos de personas que consumen drogas al amparo de la oscuridad en las plazas de ciudades de la Amazonía en Brasil.

Son adictos del oxi, una droga que está causando estragos en pueblos y ciudades del Amazonas, gracias a su bajo precio, alrededor de US$1,00 la dosis.

La droga, una versión más sucia y devastadora del crack, es conocida también por su gran propensión a causar adicción.

“La vida en las calles es dura. Tengo que encontrar dinero todos los días para comprar drogas y si no, no duermo”, dijo a la BBC un adicto de oxi que habla entre una dosis y otra.

Oxi, un diminutivo de “oxidado”, ha estado en uso en las últimas dos décadas en la Amazonía, pero en los últimos años las autoridades han detectado un incremento notable en su consumo.

Atención pública

La droga ha sido tema de debate público en Brasil en los últimos dos meses, ya que las autoridades la han detectado en grandes ciudades como São Paulo y Río de Janeiro.

Los investigadores creen que, aunque el oxi continúa siendo la droga de los pobres, está comenzando a ganar terreno en las clases media y alta.

“Se está volviendo una epidemia, un problema de salud pública. Como el oxi es más potente y barato que el crack, la tendencia es que se vuelva la droga de más consumo en los barrios pobres periféricos de las grandes ciudades”, señaló Santos.

El oxi está hecho de los restos de la producción de cocaína, mezclados con cal y gasolina o querosene.

Terra.com.pe

Los comentarios están cerrados.