El presidente georgiano acusa a Rusia de tratar de desestabilizar su país

Tiflis.- El presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, acusó hoy a Rusia de tratar de desestabilizar la situación en Georgia y de estar tras las manifestaciones opositoras de los últimos días que desembocaron en violencia.

“Esas provocaciones fueron planificadas fuera de nuestro país y estamos dispuestos a presentar la documentación que lo confirma”, dijo Saakashvili, traducido en directo por el canal internacional georgiano PIK, informó Efe.

El presidente de Georgia intervino antes de comenzar el desfile militar con motivo del 20 aniversario del restablecimiento de la independencia de Georgia en la misma avenida donde la madrugada pasada la policía se vio obligada a dispersar a varios centenares de manifestantes que pretendían impedir la parada.

“Pretendían sabotear los festejos, frustrar el desfile y desestabilizar la situación en el país”, recalcó.

Saakashvili insistió en que las libertades democráticas “nada tienen que ver con lo que hemos presenciado durante los últimos días en Tiflis”.

“Pequeños grupos de personas buscaban violencia y víctimas, no la libertad de expresión, y cuando ayer lo consiguieron, sus líderes huyeron, atropellando a dos personas”, dijo.

“El patriotismo y el amor a la libertad nada tiene que ver con esas provocaciones”, llamadas a frustrar la celebración del Día de la Independencia, agregó.

El líder georgiano remarcó que “la independencia pertenece a todo el pueblo, y no al presidente, los diputados o uno u otro partido”.

Aunque sin mencionar a Rusia, Saakashvili dejó bien claro dónde “fuera de las fronteras de Georgia” se fraguaron los planes de las acciones opositoras.

En abierta alusión a Rusia el presidente georgiano aseveró que la elección del desfile militar como blanco de las provocaciones fue una “venganza por la resistencia a la que se enfrentaron en 2008”.

“Estamos decididos a luchar por la democracia y la libertad de Georgia. Todos somos hijos de Georgia y defenderemos nuestra independencia hasta la última gota de sangre”, remarcó.

Tras la intervención del presidente por la avenida principal de Tiflis marcaron el paso los mejores destacamentos de sus Fuerzas Armadas y pasaron unidades acorazadas.

Por primera vez fueron mostrados los carros blindados de fabricación georgiana “Didgori”.

Sobre la capital pasaron varias escuadrillas de aviones y helicópteros de combate.

Entre tanto, la policía ya halló y detuvo a los culpables directos del atropello de un policía y un manifestante que perecieron la noche pasada.

Se trata de uno de los asesores de la líder opositora Ninó Burdzhanadze, expresidenta del Parlamento georgiano, y de uno de los militantes de su partido “Movimiento Democrático”.

De acuerdo con la información policial, los detenidos conducían los dos todoterrenos que a gran velocidad embistieron anoche contra la multitud cuando la caravana de vehículos de Burdzhanadze abandonaba el lugar de la concentración pocos minutos antes de la carga policial.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia calificó la intervención de la policía georgiana contra los manifestantes de “aberrante violación de las libertades y derechos humanos”.

Las acciones del “régimen de Saakashvili” contra la oposición, insiste Moscú, “deben ser investigadas a nivel internacional y del modo más serio”.

La respuesta del ministro de Exteriores georgiano, Grigol Vashadze, no se hizo esperar: “La policía no reprimió una manifestación, la policía impidió la violación de la ley”.

“Una turba de marginados intentó impedir los festejos del Día de la Independencia. Nadie conseguirá jamás obligar a nuestro país a que no celebre su independencia”, recalcó.

En contrapeso a la reacción de Moscú, los embajadores en Georgia de la Unión Europea y de Estados Unidos salieron en defensa de las autoridades georgianas.

“La disolución de los manifestantes fue legítima y organizada”, declaró Filip Dimitrov, representante de la UE.

Por su parte, el jefe de la misión norteamericana, John Bass, recordó que en la plaza “había cierto número de personas que procuraban provocar enfrentamientos” y subrayó que antes de disolver a los congregados las autoridades les ofrecieron trasladarse a cualquier otro lugar de la ciudad.

http://www.eluniversal.com

Los comentarios están cerrados.