Agentes migratorios mexicanos cobraban $430 por “vender” migrantes

Ciudad de México. – Seis agentes migratorios detenidos en México en abril cobraban 5.000 pesos (unos 430 dólares) por cada inmigrante centroamericano que entregaban a grupos armados, según funcionarios citados hoy por el diario La Jornada.

Los agentes fueron identificados por un grupo de centroamericanos que fueron liberados por militares en el nororiental estado de Tamaulipas, donde en abril aparecieron 183 cadáveres en fosas y en agosto los cuerpos de 72 inmigrantes en un rancho de San Fernando, reseñó DPA.

Según la acusación de los inmigrantes, agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) los bajaron de un autobús de pasajeros cuando viajaban hacia la frontera con Estados Unidos y los entregaron a un grupo de personas armadas.

Se presume que detrás de los secuestros están tanto el cártel del Golfo y como el cártel de Los Zetas, que captura a los inmigrantes para extorsionar a sus familias o para reclutarlos por la fuerza. Los Zetas son responsabilizados de las muertes de San Fernando.

En el último mes, soldados han liberado a más de 180 inmigrantes que eran retenidos en “casas de seguridad” en Tamaulipas.

Los seis agentes migratorios bajo investigación fueron detenidos el 19 de abril a partir de la liberación de un grupo de personas en la ciudad de Tampico y son vinculados con al menos cuatro secuestros.

El magistrado Alejandro Roldán Velázquez, director general del Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP), que asesoró a 120 inmigrantes, dijo a La Jornada que algunos de los indocumentados “narraron que los agentes los entregaron a sus cómplices de la delincuencia organizada”.

“En sus declaraciones, los migrantes narran que se dirigían a Reynosa y al llegar a una zona denominada La Cuarentenaria, ahí fueron detenidos por agentes migratorios, quienes los subieron a un vehículo oficial para más adelante entregarlos a la delincuencia organizada”, indicó.

Desde hace años grupos de defensa de los inmigrantes han venido denunciado los secuestros, extorsiones y asaltos que sufren los indocumentados en su trayecto por México hacia Estados Unidos y la participación de agentes migratorios y policiales en estos abusos.

Hasta el momento sólo se ha podido identificar a pocas de las 183 víctimas encontradas en fosas en Tamaulipas, entre las cuales no figura todavía ningún extranjero.

http://www.eluniversal.com

Los comentarios están cerrados.