Obama dice que prefirió correr riesgos en la caza de bin Laden

El presidente Barack Obama admitió que él sabía que enviar fuerzas especiales en helicópteros para atrapar a Osama bin Laden en Pakistán era algo arriesgado, pero que sintió que era la mejor manera de asegurarse de que sería atrapado.

En una entrevista transmitida el domingo en el programa “60 Minutes” de la cadena CBS, el presidente estadounidense agregó que creía que era muy importante poder estar seguro.

“De alguna manera, el envío de helicópteros y colocar a nuestros muchachos en tierra implicaba algunos riesgos mayores que otras opciones”, dijo Obama.

“Sin embargo, pensé que era importante hacerlo para que pudiésemos decir que teníamos al hombre sin lugar a dudas”.

Obama agregó que quiso evitar cualquier “daño colateral” entre los vecinos del líder de al-Qaida.

La presencia de bin Laden en la zona durante unos cinco años planteó dudas acerca de quién sabía de su presencia y quién le pudo haber ayudado.

“Creemos que tuvo que haber algún tipo de red de apoyo para bin Laden dentro de Pakistán, pero no sabemos quién o qué tipo de red de apoyo era”, dijo Obama.

“No sabemos si pudo haber habido algunas personas en el gobierno, o gente fuera del gobierno, y eso es algo que tenemos que investigar, y lo más importante, el gobierno paquistaní tiene que investigar”, añadió.

Obama dijo que, incluso luego de varios meses de labor de espionaje, las probabilidades de que bin Laden estuviese en el recinto eran sólo de 55%. Sin embargo, Obama dijo que había tanta confianza en las fuerzas especiales, que él decidió que los beneficios compensaban los riesgos.

“Si él no hubiese estado allí, entonces habría habido algunas consecuencias significativas”, admitió Obama.

“Obviamente, estábamos entrando en territorio soberano de otro país, con helicópteros aterrizando y realizando una operación militar”, dijo.

“Habríamos tenido problemas si resultaba que hubiese sido un rico, digamos, algún príncipe de Dubai que viviera en este complejo y, nosotros enviando Fuerzas Especiales”, agregó.

Un comando especial de la Armada estadounidense irrumpió hace una semana en el recinto, en la ciudad militar paquistaní de Abotabad, cerca de Islamabad, donde mató al líder de al-Qaida.

Obama dijo que él estaba muy consciente de otras misiones militares estadounidenses que terminaron trágicamente, en especial la fallida misión de 1993 de tropas especiales en Mogadiscio, Somalia, y el fracasado intento de rescatar a rehenes norteamericanos en Irán en 1980.

En la entrevista, Obama dijo que a pesar de haber estado muy nervioso por el operativo, la posibilidad de que bin Laden muriera en el ataque no le quitó el sueño. Cualquiera que ponga en entredicho si el cerebro terrorista merecía o no ese destino “necesita que le examinen la cabeza”, dijo.

AP

http://www.el-nacional.com

Los comentarios están cerrados.