La cepa del brote de cólera de Haití tendría su origen en Nepal

La cepa que los científicos han identificado en la epidemia de cólera que sufre Haití es similar a la que circulaba al mismo tiempo en ciertas zonas de Asia, incluido Nepal, lo que refuerza la teoría que los “cascos azules” de ese país asiático jugaron un papel importante en el inicio del brote, según reveló una nota de Efe.

La ONU divulgó hoy un informe elaborado a su petición por un panel de expertos independientes que ha estudiado el origen de la epidemia que azota el país caribeño desde el pasado septiembre, en el que se refuta la idea de que las cepas del cólera eran originarias de Haití, tal y como se había sugerido.

Aunque se reconoce que “el país de origen concreto desde el que llegó es discutible”, el informe concluye que “la cepa aislada durante el brote de cólera en Haití y las que circulaban en el sur de Asia, incluido Nepal, al mismo tiempo en 2009 y 2010 son similares”.

“Las pruebas apoyan la conclusión de que la fuente del brote de cólera en Haití fue la contaminación de un afluente del río Artibonite con una cepa del tipo del sur de Asia como resultado de la actividad humana”, indican las conclusiones de un informe que destaca la falta de inmunidad de la población haitiana al cólera.

El documento sostiene en ese sentido que “la introducción de esa cepa del cólera como resultado de una contaminación medioambiental con heces no habría sido la fuente de un brote tan potente, de no ser por las deficiencias existentes simultáneamente en los sistemas de agua y alcantarillado, así como en el sanitario”.

Esas deficiencias, “sumadas a las condiciones epidemiológicas y medioambientales”, permitieron “la expansión de la bacteria del cólera en el ambiente, lo que provocó que un gran número de la población se contaminara”, según los expertos.

El panel independiente concluye que “el brote de cólera en Haití se debió a una confluencia de circunstancias y no fue responsabilidad ni fruto de la acción deliberada de un grupo de individuos”, asegura un informe que incluye recomendaciones para las Naciones Unidas y su personal.

“La contaminación debido a la actividad humana inició un brote explosivo de cólera a lo largo del delta del río Artibone y, finalmente, en todo Haití”, sentencian los expertos, que destacan entre los factores de esa propagación que decenas de miles de haitianos utilicen las aguas de ese río para uso propio y diario.

Ese hecho, sumado entre otras cosas a que los afectados se reunieran rápidamente en las pocas zonas donde había recursos sanitarios disponibles, propició que el número de afectados fuera tan alto, según el documento, que asegura asimismo que la manera en que se trataron a los primeros pacientes también ayudó en la propagación.

http://www.eluniversal.com

Los comentarios están cerrados.