Revelan nombres de narcos más poderosos del Perú

Dos empresarios de la aviación, uno de la minería y uno de la ganadería forman parte de la lista de siete personas a las que la Policía considera los mayores capos del narcotráfico en el Perú, según un informe revelado hoy por el diario limeño “El Comercio”.

En la lista también aparecen Florencio Flores Hala (“Artemio”) y Víctor Quispe Palomino (“José”), jefes de las dos columnas que le quedan al grupo ultraizquierdista armado Sendero Luminoso.

La nómina, elaborada con base en documentos del Poder Judicial y la Fiscalía, notas de inteligencia e informes de la DEA estadounidense, está encabezada por César Cataño, Fidel Sánchez Alayo y Manuel Arévalo, quienes están libres y se mueven como empresarios legales a pesar de las sospechas que los rodean.

Cataño, dueño entre otras empresas de Peruvian Airlines, ha sido objeto de muchas suspicacias por su cercanía con la influyente líder socialcristiana Lourdes Flores, quien ha sido su abogada personal y presidenta de su aerolínea.

El empresario, cuyo nombres de pila es Adolfo Carhuallanqui pero se lo cambió presuntamente para eludir una acción judicial, fue candidato al Congreso en 2006 por el Partido Popular Cristiano.

Sánchez Alayo es entretanto supuestamente la principal pieza actual de los Sánchez Paredes, familia de la que numerosos miembros están bajo investigación judicial y a la que denuncias periodísticas acusan de tratar de influir en la política con su dinero.

El empresario, que dice dedicarse básicamente a la minería, es hijo de Manuel Sánchez Paredes, una de las cabezas visibles del clan familiar al que investigaciones periodísticas señalan como supuesto ejemplo claro de narcotraficantes que llevan vidas normales.

Entre otras cosas, Sánchez Alayo es primo hermano de Alfredo Sánchez Miranda, quien el pasado fin de semana reveló que en 2006 aportó 5.000 dólares a la campaña del hoy presidente Alan García, lo que hizo que éste se los devolvera inmediatamente.

Arévalo, el otro empresario en la lista, es dueño de la aerolínea Atlantic, que opera en América Central. Aunque “Eteco” figura desde años atrás en puestos prominentes en las relaciones de sospechosos, no hay mayores acciones judiciales en su contra.

La lista la completan dos personajes poco conocidos: Jair Ardela, quien supuestamente lidera una organización muy violenta en la triple frontera con Brasil y Colombia, y el ganadero Gualberto Medina, presuntamente ligado a los remanentes de Sendero Luminoso.

La “kingpin act peruana”, como se le llama en referencia al listado similar de Estados Unidos, fue elaborada en una cita de expertos de la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior, la Fiscalía y los departamentos Antidrogas y Antiterrorismo de la Policía, indica “El Comercio”.

“En la cita, hasta ahora secreta, se puso énfasis en objetivos de cuello y corbata que se movieran como pez en el agua en el mundo de los empresarios, que tuvieran como asalariados a políticos y personajes públicos, que gastaran fortunas en contratar a abogados de peso y asesores mediáticos y que hubieran dejado en el pasado sus correrías por los valles cocaleros del Perú”, señala el diario.

DPA

http://www.ultimasnoticias.com.ve

Los comentarios están cerrados.